domingo, 16 de agosto de 2009

Exhorta Semarnat a controlar el Calentamiento Global desde el hogar

Exhorta Semarnat a controlar el Calentamiento Global desde el hogar
Por: Nancy Lorena Gómez , Domingo, 09 de Agosto de 2009
La Semarnat pide a la comunidad que desde sus casas lleven a cabo acciones que ayuden a reducir la producciones de gases que ocasionan el efecto invernadero

Ante el cada vez mas grave problema del calentamiento global, la Semarnat pide a la comunidad que desde sus casas lleven a cabo acciones que ayuden a reducir la producciones de gases que ocasionan el efecto invernadero, principalmente el uso de la electricidad en aparatos como el refrigerador.

Puesto que si la gente no actual pronto, toda la población del mundo estarán en graves problemas en el futuro, por eso es necesario tomar conciencia de que la responsabilidad de la salud de nuestro planeta es de todos, sin importar la edad, la nacionalidad o la posición económica.

Ya que se pueden hacer pequeños cambios en la conducta que no afectan significativamente la calidad de vida; no se trata de vivir a oscuras o sin consolas de videojuegos, ni tampoco de trasladarse a la escuela o al trabajo en bicicleta o patines, sino de hacer uso de los recursos aparatos y vehículos que hay, pero de una manera más inteligente y amigable con el ambiente, así como de tampoco invertir grandes sumas de dinero.

El libro editado por la Semarnat denominado "Cambio Climático: ciencia evidencia y acciones, muestra como el modo de vida de una familia típica, contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero Pero el efectuar acciones individuales y familiares desde la casa centradas casi todas en el mejor uso de los aparatos electrodomésticos, principalmente al uso adecuado de la electricidad, como es el caso del refeigerador.

Por eso hay que colocarlo lejos de fuentes de calor como la estufa y el horno y separarlo al menos 10 centímetros de la pared.

con estas medidas evitarás que se caliente y que el motor trabaje más. Además cuidar que la puerta selle bien y evita mantenerla abierta más tiempo del necesario, de lo contrario el aire frío escapará y el motor trabajará más, incrementando hasta tres veces su consumo energético.

Hay que descongelarlo regularmente, ya que el consumo de energía aumenta cuando el hielo del congelador sobrepasa los 5 milímetros de grosor.

No meter alimentos calientes que sólo harán que el motor trabaje más. Además no es no es necesario que el regulador de la temperatura estar a su máximo nivel de enfriamiento para mantener en buen estado tus alimentos.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

CAMBIO CLIMÁTICO

CAMBIO CLIMÁTICO

Se llama cambio climático a la modificación del clima con respecto al historial climático a una escala global o regional. Tales cambios se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etcétera. Son debidos tanto a causas naturales (Crowley & North 1988) como antropogénicas (Oreskes 2004).

El término suele usarse, de forma poco apropiada, para hacer referencia tan sólo a los cambios climáticos que suceden en el presente, utilizándolo como sinónimo de calentamiento global. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático usa el término cambio climático sólo para referirse al cambio por causas humanas:

Por "cambio climático" se entiende un cambio de clima atribuido directa o

indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se

suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables
Artículo 1, párrafo 2

Como se produce constantemente por causas naturales se lo denomina también variabilidad natural del clima. En algunos casos, para referirse al cambio de origen humano se usa también la expresión cambio climático antropogénico.

Además del calentamiento global, el cambio climático implica cambios en otras variables como las lluvias globales y sus patrones, la cobertura de nubes y todos los demás elementos del sistema atmosférico. La complejidad del problema y sus múltiples interacciones hacen que la única manera de evaluar estos cambios sea mediante el uso de modelos computacionales que simulan la física de la atmósfera y de los océanos. La naturaleza caótica de estos modelos hace que en sí tengan una alta proporción de incertidumbre (Stainforth et al. 2005)(Roe & Baker 2007), aunque eso no es óbice para que sean capaces de prever cambios significativos futuros (Schnellhuber 2008)(Knutti & Hegerl 2008) que tengan consecuencias tanto económicas (Stern 2008) como las ya observables a nivel biológico (Walther et al. 2002)(Hughes 2001).

VISITA EL SITIO PRINCIPAL